English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
this widget by www.AllBlogTools.com

Primeras actuaciones (II)

Y seguimos de esa guisa.

No recuerdo bien el orden pero luego actuamos en el colegio de monjas al que iban muchas de las chicas de nuestro barrio, donde hicimos, entre otros temas, una versión del "Help!" de los Beatles, entre otras cosas. Si, si, con dos c.... ¡Y hasta nos atrevimos a hacer segundas voces y todo!. ¡Que los venerados maestros de Liverpool nos perdonen!. El caso es que salimos tan contentos, y cuando, en la calle, mientras metíamos los bártulos en el camión de Juanito, alguien se atrevió a decir que había sonado de espanto, me agarré un mosqueo que no veas. ¡Qué sabrá el imbécil este de Rock & Roll!.

En otra actuación, camión de Juanito por medio, y acompañados de nuestras grupis que aún no nos habían dejado por los hippies de Bami, me mangaron la guitarra. No, la Hoffner, no, ¡menos mal!. Mi preciosa guitarra española que me había llevado no se muy bién para qué. Pero, peor les fue a ellos (era un festival, como se decía entonces, con varios grupos) que nos dejaron una guitarra para tocar, y como por aquel entonces no afinábamos en La, como todo el mundo, se la cambiamos de tono y cuando tuvieron que tocar - se arrancaron con el "Hey Joe!" de Hendrix- aquello sonaba peor que mal y nosotros, por si las moscas, nos fuimos de najas.

Otra de las veces, y esto lo recuerdo bien, tocamos en un hospital para chicas. ¡Fue un desastre!, como ya era la norma. No se que carajo pasaba con la electricidad, pero el fusible de mi ampli se iba a la porra cada dos por tres, y alguien tenía que salir de estampida a por recambios. Para que no se notara, Salva se hacía un solo de batería. Resultado: se hizo siete u ocho solos de batería a lo largo del dichoso concierto. Como la cosa no amainaba, hubo que improvisar, a lo que nos ayudaron algunos amigos que nos acompañaban, como el Pato, que se marcó una versión del "Buitre pasa", con graznidos y todo de por medio.

Lo cierto es que cuando nos íbamos, después de casi dos horas y mucha batería de Salva, las chicas, que estaban tumbadas en las camas delante del escenario - había que pasar entre ellas-, nos decían que se lo habían pasado muy bien, desde luego se rieron a gusto, y nos daban las gracias. Fue una experiencia extraña, surrealista (¡Ojo!, que aún no tomabamos nada raro) pero bonita. A pesar de mis ínfulas de rockero en pos del triunfo merecido, no me habría importado repertirla, y creo que a ninguno de los otros MOH, ¡ya éramos MOH!, tampoco.

Bueno, así seguíamos, el rodaje estaba casi hecho, pero aún faltaba...

1 comentario:

Nubenlata dijo...

Creo recordar que a Pato le acompañaba Rulo. Los bautizé como 'Limón y Tomate'.
'El buitre pasa' - alaridos constantes... -, era versión libre de 'El cóndor pasa' de Simon & Garfunkel...
El hospital existe todavía, está en la calle Doctor Esquerdo.

¡Compártelo!